martes, 10 de febrero de 2015

cubrimos la noche

Y cubrimos la noche
con besos en prosas
nos abrazamos en verso…
y nos amamos escribiendo
nuestra anatomía de mil
maneras…
y tus ojos se fueron
fraguando con el deseo
cadencioso del sudor
de nuestros cuerpos…
que exhalaban un dulce
y apresurado gemido…
y lentamente arranque
tu alma para hacerlo mío
porque en esta batalla
nadie gana… ambos resultan
vencidos…
y dedicaste una de tus miradas
en los míos, y así nos comunicamos
sin decirnos nada y a la vez
decíamos todo sin palabra…
estábamos un poquito arriba del cielo
y otro poquito bajo del mar…
donde el éter migra a los corazones
y no retorna jamás.







No hay comentarios:

Publicar un comentario