viernes, 13 de febrero de 2015

LA REENCARNACIÓN

LA REENCARNACIÓN
Quién puede decirme que he sido en mi anterior vida, y qué ocurre después de la muerte? Todo lo que quisiste saber acerca de la reencarnación de las almas y no te atreviste a preguntar. Por: Niv Navón En algún momento de tu vida, quizás te hayas hecho una de las preguntas más misteriosas e intrigantes: ¿Qué nos ocurre luego de morir?, ¿Qué ocurre en el instante en que cerramos los ojos, hacia dónde va el alma, y qué es en realidad la reencarnación? El libro del Zohar explica que nuestra vida está escrita como una secuencia de escenas en una película, donde el guión llega a su cumbre en el encuentro con la sabiduría de la Cabalá, las riendas pasan a nuestras manos, y nosotros marcamos el ritmo. Sólo entonces es que comenzamos a reencarnar. Cada reencarnación es una etapa en el desarrollo espiritual que nos acerca al Creador. En este artículo intentaremos ampliar la imagen con las preguntas más frecuentes y las respuestas no tan frecuentes respecto a la reencarnación de las almas. ¿Puede una persona encarnar en un animal? En contraposición con cualquier superstición, el alma jamás encarna en un animal. Esta no está vinculada al nivel vegetal y al mineral. El alma solo encarna en el nivel de humano. Entonces ¿cómo es que en algunos textos de Cabalá se cuenta sobre personas que sus almas han reencarnado en animales? La respuesta es simple: Ya al principio del escrito de Baal haSulám - “Prefacio al libro del Zohar” (Capitulo 5), está escrito que todas las escrituras cabalísticas solo se refieren a las características de las almas humanas. En otras palabras, todos los escritos originales de la Cabalá donde se mencionan los conceptos “mineral”, “vegetal”, “viviente”, o “hablante”, se refieren solo a la interioridad del alma humana. En esos libros estos conceptos describen los distintos niveles de desarrollo. Y por ello, cuando los cabalistas escriben que el alma del hombre reencarna en un animal, su intención es enseñarle al lector que la misma alma pasa de un nivel de desarrollo a otro. (Para profundizar el tema se recomienda leer el artículo “La esencia de la sabiduría de la Cabalá” en el libro Talmud de las diez Sefirót, Parte I -“Observación interna “ ). ¿Que nos ocurre después de la muerte? En el momento de la muerte de nuestro cuerpo físico, dejamos de existir. Si logramos desarrollar nuestra alma durante el transcurso de la vida, esta continuará existiendo incluso después de la muerte física. En caso de no haber desarrollado el alma en el transcurso de nuestra vida, nos encontraremos nuevamente en este mundo, en otra vida con un guión totalmente distinto. ¿Quién puede decirme que he sido en otra vida? Todos aquellos que leen la borra de café o se dedican a labores místicas de todo tipo, no son capaces de saber que ha sucedido durante tu vida pasada. La mayoría de las personas están convencidas que en otra vida han sido reyes o princesas encantadas, pero por lo general, todo se reduce a la fantasía personal. Sólo cuando el hombre asciende, por intermedio del método de la Cabalá, al mundo espiritual, es que se despliegan ante él todas las etapas de reencarnaciones por las que ha pasado, entonces comprende las causas que lo han llevado a vivir cada una de ellas. ¿Cómo puedo hallar mi alma gemela? Cuando buscamos una pareja no es conveniente confundirnos con toda clase de conceptos erróneos e idealizados. Es conveniente elegir la pareja según la inclinación del corazón y de la vista, y no en base a una realidad espiritual incomprendida. ¿Qué ocurre con las almas que han comenzado su trabajo de corrección y no han llegado a concluirlo? Cuando el hombre ha adquirido un alma y la ha llevado a cierto grado espiritual, no vuelve a dar toda esa “vuelta” nuevamente. En el transcurso de su próxima vida, su alma continuará con el proceso de corrección espiritual desde el nivel exacto alcanzado anteriormente. ¿Por qué se dice que la Cabalá garantiza la vida eterna? Los cabalistas, como todos los seres humanos, fallecen en este mundo. Entonces surge la pregunta: ¿a qué percepción de eternidad exactamente nos referimos? Cuando los cabalistas hablan de una vida eterna, no se refieren a la existencia corporal en esta vida. Su propósito es que el alma que ha ascendido al mundo espiritual, a lo largo de su vida continúa existiendo eternamente, a diferencia de su cuerpo físico que muere como cualquier ser humano. Entre estas dos observaciones no existe contradicción alguna, y por ello la percepción acerca de la vida del cabalista no culmina con la muerte física. Su vida en nuestro mundo culmina cuando deja de ser útil para su generación. Efectivamente en nuestro mundo pareciera que el cabalista muere y deja de existir, pero su alma continúa viva en el mundo espiritual eternamente, colmada de amor con el poder superior que ha obtenido. ¿Cuál es la base del desarrollo de las generaciones? Todo el conocimiento y la experiencia que acumulamos a lo largo de la vida, se transforma en características y tendencias naturales en la próxima vida. Es posible observarlo en nuestros hijos al adaptarse a la nueva tecnología con mucha facilidad, en relación a la generación de adultos que necesita mucho tiempo para incorporar la misma acción. Así, luego que el alma acumula experiencia a lo largo de miles de años es que se encuentra apta para iniciar su desarrollo espiritual. ¿Qué es la resurrección? La “resurrección” es un concepto que hemos comprado de las películas de suspenso de Hollywood: los cuerpos de los muertos se levantan de sus tumbas, les crece la piel y los tendones y comienzan a vivir nuevamente. No hay duda que esta descripción es sumamente intrigante, pero no contiene ni una pizca de verdad. La sabiduría de la Cabalá nos revela el verdadero significado de la resurrección: según la Cabalá mientras que el deseo del hombre es egoísta, siempre y cuando piense solo en sí mismo, sus deseos se denominan “muertos”. En contraposición, luego que el hombre corrige sus deseos y los vuelve altruistas, inclinados al prójimo, estos revivirán. Este es el verdadero significado de la “resurrección”. ¿Qué es el próximo mundo? Los cabalistas enseñan que el “próximo mundo” no es el mundo que nos espera luego de la muerte. El significado del “próximo mundo” se refiere a una realidad superior que el hombre adquiere a través de su desarrollo espiritual. El hombre que no ha logrado a lo largo de su vida el sentimiento del mundo espiritual completo, deberá reencarnar y volver a este mundo nuevamente hasta lograrlo.











 Se conserva generalmente el mismo sexo de vida en vida, a lo largo de un número inmenso de reencarnaciones. Sin embargo, cada cierto tiempo encarna en el otro sexo para pasar por experiencias que no podría conocer de otra manera. Por ejemplo, si siempre fuera hombre no podría pasar por la experiencia del parto.
Cada alma determina el tiempo entre reencarnaciones. Si estás muy cansado, entonces te tomas un descanso. Si eres sabio, tomas tiempo para digerir tu conocimiento y planear tu siguiente vida, de la misma manera que un escritor planea su próximo libro. Si tienes demasiadas ligas con esta realidad o si eres demasiado impaciente o si no has aprendido lo suficiente, entonces puedes regresar con demasiada rapidez. Siempre queda esto como decisión del individuo. No existe la predestinación. Las respuestas se encuentran detrás de ti mismo entonces, como están dentro de ti ahora.
- Los grupos de almas tienden a reencarnarse juntos una y otra vez, para elaborar el karma (deudas para con otros y para con uno mismo, lecciones que hay que aprender) a lo largo de muchas vidas.
- En el momento en que se produce el fallecimiento el alma abandona el cuerpo; flota por encima y luego se ve atraída hacia una luz maravillosa y energética. El alma pasaba automáticamente al más allá. El embalsamamiento, los ritos fúnebres y cualquier otro procedimiento posterior a la muerte no tienen nada que ver con esto: es automático, sin preparativos necesarios, como cruzar una puerta que se abre.
- Las investigaciones con pacientes que han recordado sus muertes en vidas anteriores indican que la experiencia del fallecimiento es prácticamente la misma para todos. Repasan su vida desde el amor, sin juzgar ni criticar. Sin embargo, sienten las emociones profundamente, tanto las suyas como las de los demás, y así aprenden a un nivel profundo. Por ejemplo, si una persona ha ayudado de todo corazón a otra que lo necesitaba sentirá que le hace llegar su gratitud y su amor, pero si ha hecho daño o herido a los demás, sea emocional o físicamente, experimentará su rabia, además de su dolor. Qué oportunidad tan maravillosa de aprender. Más adelante, la persona y su comitiva, formada por los guías, los sabios, los ángeles y otros seres que le han ayudado con amor a lo largo de muchos años, preparan su próxima vida, para que pueda rectificar lo que haya hecho mal.
- Siempre estamos desarrollándonos y aprendiendo. Cuando ya no nos hace falta reencarnarnos, cuando hemos aprendido todas nuestras lecciones y pagado nuestras deudas, se nos da a elegir. Podemos regresar de forma voluntaria para ayudar a la humanidad con un servicio de amor, o quedamos en el otro lado y ayudar desde ese estado. En ambos casos, seguimos progresando por las dimensiones divinas.
- Existen millares de casos registrados en la bibliografía científica que confirman la Reencarnación. Sobre todo los de niños que hablaban idiomas extranjeros sin haberlos oído nunca, que tenían marcas de nacimiento allí donde habían recibido antes heridas mortales. Niños que saben dónde hay objetos preciosos ocultos o enterrados, a miles de kilómetros, décadas o siglos antes.
- Las personas que regresan, después de un período de peligro de muerte, se separan del cuerpo y contemplan los esfuerzos que se hace por resucitarlos, desde un punto situado por encima del cuerpo. A su debido tiempo cobran conciencia de una luz brillante o de una relumbrante figura espiritual en la distancia; a veces, al final de un túnel. No hay dolor. Cuando cobran conciencia de que aún no han completado la tarea que tienen que cumplir en la Tierra, de que deben regresar al cuerpo, inmediatamente vuelven a él y sienten otra vez dolor y otras sensaciones físicas.
- Cuando el alma abandona el cuerpo se ve una luz maravillosa. Otras almas salen a su encuentro, vienen a ayudar. Son almas maravillosas, que no tienen miedo. El ser recién desencarnado se siente muy liviano, sólo siente paz. Empieza un tiempo de consuelo, donde el alma es reconfortada. El alma aquí encuentra paz y se dejan todos los dolores físicos atrás. El alma está apacible y serena. Es una sensación maravillosa como si el Sol brillara siempre sobre uno. La luz es muy intensa y tiene muchos colores. Todo viene de la luz. De esa luz viene la energía. Nuestra alma va inmediatamente hacia allí. Es como una fuerza magnética que nos atrae. Es como una fuente de poder que sabe curar.
- Las vidas no se miden por años, sino por las lecciones aprendidas y tareas completadas: esperanza, fe, amor, ayudar y compartir sin expectativas de recompensa.
Cada individuo es exactamente lo que él se ha ganado el derecho de ser. Lo rodea aquella felicidad cuyos derechos ha adquirido en el pasado. Se enfrenta en la actualidad con las deudas contraídas en la anterior vida y que hoy le salen al encuentro. La infelicidad es el resultado del sufrimiento infligido a otros en la vida anterior y que antes de nacer aceptó ahora reparar. Si su cuerpo hoy es débil, es porque antes lo descuidó, si carece de amigos es porque en la anterior vida no los hizo. El hombre es el resultado de su pasado y será el fruto de su presente. Los dones y facultades actuales son el resultado de su sincero trabajo de ayer. Quien trabaja de esclavo puede volver hecho un príncipe, por amable respetabilidad y méritos ganados. Quien gobernó de rey puede volver vagando por el mundo, vestido de harapos, por cosas que hizo o dejó de hacer. Si quieres conocer el pasado, mira tu vida presente. Si quieres conocer el futuro, mira tu vida presente.
Buddha.
Una interrupción del embarazo o un aborto natural suele estar relacionado con el pacto que se establece entre la madre y el alma que va a entrar en el bebé. El cuerpo del bebé carecía de la salud suficiente para llevar a cabo su tarea en la vida que le esperaba, o aquel no era el momento oportuno para sus objetivos, o la situación externa había cambiado, en este caso debido a la desaparición del padre en el momento en que los planes del bebé o de la madre necesitaban la figura paterna. En muchos casos la misma alma, después de un aborto, provocado o espontáneo, regresa a los mismos padres en el siguiente bebé que procrean.
Cuando un alma no puede nacer por decisión de los padres, nacerá en la misma familia de los padres en circunstancias similares.
- El alma no entra en el cuerpo enseguida. Aproximadamente durante la concepción, el alma reserva el cuerpo. Entonces, ninguna otra alma puede disponer de ese cuerpo. El alma que ha reservado el cuerpo de un determinado bebé puede entrar y salir de él cuando lo desee. No está confinada. Es algo parecido a estar en comaDurante el embarazo, el alma se va uniendo gradualmente al cuerpo del bebé, pero la unión no es completa hasta que se acerca el nacimiento. Puede producirse un poco antes, durante el parto o nada más nacer.
- En la regresión a vidas pasadas se reconocen a los seres queridos así, sin más. Al mirar a los ojos de el alma gemela se sabe quién es. Sea en el Cielo o en la Tierra, se percibe una vibración o una energía característica de los seres amados. Se vislumbran la personalidad más profunda que hay en su interior, y surge un conocimiento interno, que proviene del corazón. Se produce una conexión. Puesto que los ojos del corazón son los primeros que ven, las palabras no pueden transmitir por sí solas la seguridad del reconocimiento del alma. No existe duda ni confusión. Aunque él cuerpo sea posiblemente muy diferente del actual, el alma es la misma y se reconoce. Este reconocimiento es completo y queda fuera de toda duda.












Algunas veces el reconocimiento del alma puede tener lugar en la mente antes que en el corazón. Este tipo de reconocimiento suele producirse con bebés o niños pequeños que muestran unas peculiaridades físicas o comportamientos muy concretos; pronuncian una palabra o una frase e instantáneamente se reconoce en ellos a un padre, una madre o un abuelo queridos. Pueden tener una cicatriz o marca de nacimiento idéntica a la de nuestro ser querido, o quizá nos cogen de la mano o nos miran de la misma manera. El caso es que nosotros los reconocemos.
- En el cielo, un lugar que no requiere del cuerpo físico, el reconocimiento del alma puede producirse a través de un conocimiento interior: una percepción de la energía, la luz o la vibración específica del ser amado. Las sientes en el corazón. Se trata de una sabiduría intuitiva y profunda, y entonces reconocemos a nuestros seres queridos de un modo completo e inmediato. Incluso pueden ayudamos adoptando el cuerpo que tenían en la última encarnación que compartieron con nosotros. Los vemos tal como se nos aparecieron  en la Tierra, a menudo con un aspecto más joven y saludable.
- Si en verdad nunca morimos, entonces no llegamos realmente a nacer. Somos inmortales, divinos e indestructibles. La muerte no es nada más que cambiar de habitación atravesando el umbral de una puerta.
- En el transcurso de nuestras existencias cambiamos de sexo, religión y raza con el objetivo de aprender desde todas estas perspectivas. Es como si fuéramos siempre a la escuela. Regresamos repetidas veces para aprender determinadas lecciones o cualidades como el amor, el perdón, la comprensión, la paciencia, la conciencia o la no violencia. Debemos olvidar otros sentimientos que son producto de viejas imposiciones, como el miedo, la ira, la codicia, el odio, el orgullo o el ego. Sólo entonces obtendremos la licenciatura y abandonaremos esta escuela. Tenemos todo el tiempo del mundo para aprender y desaprender. Somos inmortales; somos infinitos; somos de la misma naturaleza que Dios.
- Las almas se relacionan como los millares de hojas de un viejo árbol. Las que penden de nuestro propio tallo están estrechamente relacionadas con nosotros e incluso llegamos a compartir diferentes experiencias con ellas, vivencias del alma. También nos sentimos estrechamente unidos a las hojas de nuestras ramas. Tenemos algo en común con ellas. Están cerca de nosotros, pero no tanto como lo están las hojas de nuestro tallo. De igual modo, conforme nos vamos alejando por las ramas del árbol, nuestra relación con las otras hojas o almas sigue existiendo pero no es tan íntima como la que tenemos con las hojas más cercanas. Todos formamos parte de un árbol y un tronco. Podemos compartir experiencias. Nos conocemos. Pero los que pertenecen a nuestro tallo son los más íntimos. En este bello bosque hay muchos otros árboles. Cada uno de ellos está conectado con los demás a través del sistema de raíces subterráneo. De este modo, aunque una hoja se encuentre en un árbol muy lejano y diferente del nuestro, seguiremos conectados a ella. Estamos conectados a todas las hojas, pero tenemos una relación más estrecha con las de nuestro árbol, todavía más íntima con las de nuestra rama y un vínculo que es casi una fusión con las de nuestro tallo. Es posible que nos hayamos reunido en vidas pasadas con otras almas que pertenecen al mismo árbol pero que se encuentran lejos de nosotros. Podemos haber tenido muchas relaciones diferentes con esas almas, relaciones que quizás hayan sido muy breves. Tal vez hayamos aprendido algo nuevo, incluso de un encuentro de media hora. Una de estas almas tal vez haya sido un mendigo que se ha cruzado en nuestro camino y que nos ha conmovido. Con ello ha crecido nuestra capacidad de sentir compasión por otro ser humano y hemos contribuido a que esa persona aprenda a recibir amor y ayuda. Seguramente nunca más nos volvimos a encontrar con el mendigo en esa vida, pero formamos parte de la misma historia. La duración de nuestros encuentros varía: cinco minutos, una hora, un día, un mes, una década o más; así es como se relacionan las almas. Las relaciones no se miden en tiempo, sino en lecciones aprendidas.
La Reencarnación es un puente hacia un mayor conocimiento, la sabiduría y la comprensión. Nos recuerda lo que debemos tomar y lo que debemos desechar; por qué estamos aquí y qué instrumentos necesitamos para seguir adelante; la increíble orientación y ayuda que recibimos a lo largo del camino, y que nuestros seres queridos vuelven a nosotros para compartir nuestros logros y aliviar nuestras cargas.
- No existe una relación directa entre los poderes psíquicos y el nivel de evolución espiritual. Los poderes psíquicos y el desarrollo espiritual no están necesariamente conectados. Los poderes psíquicos de algunas personas aumentan a medida que evolucionan espiritualmente, conforme van adquiriendo mayor conciencia. Esto, en vez de ser un paso esencial, es más bien una adquisición incidental. El ego de una persona no debería envanecerse simplemente porque sus poderes psíquicos aumenten. El objetivo es aprender algo sobre el amor y la compasión, la bondad y la caridad, y no cómo convertirse en un vidente famoso.
- La facilidad para un idioma en especial o la afinidad con cierta cultura pueden ser otra clave de orígenes pasados. Aunque algunas personas sienten afinidad con determinada cultura, a otros le repugnan ciertas zonas del mundo. Otros descubren claves sobre vidas pasadas a través de sensaciones de deja-vu.
- Es conveniente que reconsidere sus vicios. En caso contrario, se los llevará consigo a otra vida. Sólo nosotros podemos deshacemos de los malos hábitos que acumulamos cuando estamos en un estado físico. Si elige luchar y no quitárselos de encima, se los llevará a otra vida. Y sólo cuando decida que es lo bastante fuerte como para solucionar los problemas externos dejará de tenerlos en su próxima vida.
El cuerpo y la mente son las máscaras que nuestra alma lleva en el mundo físico. La vida física es como una obra de teatro donde todo el rato hay cambios de guión imprevistos y en el escenario reina el caos. Cuando los actores desaparecen tras el telón, se acaba el lío. Los actores se quitan la máscara. Recuperan su vida e identidad permanente, dejan de ser los personajes que encarnan de manera temporal. El cuerpo actual es el personaje de la obra, el alma es el actor imperecedero. En el escenario los personajes pueden sufrir desgracias atroces, incluso la muerte. Sin embargo los actores jamás padecen daño alguno. En el contexto de nuestra propia inmortalidad, en la eternidad que trasciende el tiempo, todo es exactamente como tiene que ser. Al morir nos quitamos las máscaras y descansamos en nuestro estado natural. No hay desaparición ni olvido, simplemente nos quitamos las máscaras, ropas y otras coberturas externas y regresamos a los reinos espirituales donde nos renovamos y restablecemos. Aquí nos reencontramos con los compañeros del alma de todos los siglos y planificamos nuestra próxima vida en la Tierra. Cuando existe el tiempo y las circunstancias propicias, nos oponemos nuevas máscaras (con cuerpo y cerebro de bebé) y volvemos al estado físico. Es importante recordar que somos el alma, no la máscara.
- Las vidas más difíciles suelen procurar la oportunidad de un crecimiento espiritual acelerado. Estas vidas no suponen automáticamente un karma negativo procedente del pasado. Quizás escogimos la vida difícil para poder hacer más progresos.
Vivimos en un mundo en el que la alternativa del dolor y la probabilidad del sufrimiento sean posibilidades de experiencia siempre presentes. Las tribulaciones son la mejor fuente de sabiduría para los mortales. No se puede percibir la realidad espiritual si antes no se ha sentido por la experiencia. Muchas de esas verdades solo se intuyen y comprenden en mitad de la adversidad.
Jesús de Nazaret en Caballo de Troya 3
- Cuando terminamos con nuestras vidas aquí, en la Tierra, estamos verdaderamente ansiosos por abandonar esta existencia. Cuando el cuerpo ya está agotado, realmente ya queremos deshacernos de él. El instinto de supervivencia se satisface perfectamente, porque el yo interior sabe a ciencia cierta que vivirá después de la muerte.
Jane Robert en "Material de Seth"
- Cuando estás en esta dimensión en la Tierra es como si los acontecimientos recordados fueran como piezas de muebles, todas arregladas en un salón en determinado orden. Al vivir en el cuarto puedes encontrar tu camino entre los diversos muebles con toda facilidad. Cuando se "muere" y se cambia de dimensión es como si te mudaras a una habitación más grande y de tipo diferente y aquí los muebles quizás estén distribuidos de otra manera, retirados y vueltos a colocar, para satisfacción de tu alma. Puedes formar diferentes combinaciones con ellos y usarlos para diferentes propósitos.
Jane Robert en "Material de Seth"
- Cuando mueres vas por los caminos que ya estuviste preparando cuando dormías y viajabas a otras dimensiones en tus sueños. existen varios períodos de adiestramiento que varían de acuerdo a cada individuo.
Jane Robert en "Material de Seth"
- Cuando desencarnas, si estás muy cansado de la vida que ha terminado, te tomas un descanso. Si eres sabio tomas tiempo para digerir tu conocimiento y planear tu siguiente vida, de la misma manera que un escritor planea su próximo libro. Si tienes demasiadas ligas con esta realidad, o si eres demasiado impaciente, o si no has aprendido lo suficiente, entonces puedes regresar con mucha rapidez. Esto queda siempre a decisión de cada alma. No existe la predestinación. Las respuestas están en ti mismo.
Jane Robert en "Material de Seth"











Las vidas pasadas y su relación con la memoria genética

¿Proceden esos recuerdos de nuestros genes y cromosomas, del material genético o reproductor que heredamos de nuestros padres, que a su vez lo heredaron de los suyos, etcétera, etcétera, hasta llegar a nuestros antepasados más remotos?
Aunque es cierto que algunos recuerdos generales podrían heredarse genéticamente, la mayor parte de los recuerdos de vidas anteriores no tiene ese origen. Existen varias razones en tal sentido:
1. Muchos pacientes han recordado existencias anteriores en las que morían siendo niños o sin hijos, sin haber transferido ningún material genético. Los recuerdos de esas vidas sin hijos son bastante detallados y vívidos.
2. La concreción de los recuerdos puede ser extraordinaria. Un paciente puede recordar una escena de una batalla de la Edad Media y descubrir exactamente qué soldado era de entre los 10,000 que había en el campo. Las heridas de ese soldado concreto suelen coincidir con un mal que le aqueja en esta vida y que por lo general empieza a resolverse tras el recuerdo de la escena. No parece lógico esperar tal grado de concreción de recuerdos genéticos. Ni siquiera los conceptos de inconsciente colectivo o de memoria racial pueden explicar los recuerdos extraordinariamente detallados que suelen aportar los pacientes. Los recuerdos evocados no son de arquetipos o categorías amplias, sino de los detalles más nimios, a menudo acompañados de fuertes sentimientos o emociones.
3. Muchos recuerdos ocurren fuera del cuerpo físico, y allí no hay material genético. En muchos casos parte del recuerdo sucede tras la muerte física, cuando la persona flotaba encima de su cuerpo y observaba la escena que tenía debajo. Puede contemplar el cuerpo que acababa de abandonar, su estado y sus heridas, así como todo el campo de batalla y lo que seguía sucediendo mientras la lucha progresaba y llegaba a su fin. Durante esos momentos en que estuvo por encima de su cuerpo también tuvo emociones y pensamientos.


































<






No hay comentarios:

Publicar un comentario