jueves, 26 de marzo de 2015

Limpiar la vitrocerámica con limón



Limpiar la vitrocerámica con limón



En el mercado existen muchísimos productos para limpiar la vitrocerámica que van genial. Sin embargo, en ocasiones la placa sobre la que cocinamos nuestros platos favoritos se llena de manchas muy difíciles de eliminar.



Limpiar la vitrocerámica con limón


Es en esos momentos cuando los remedios caseros se convierten en una magnífica opción para limpiar la vitrocerámica.
Así que, si deseas que esta recupere su brillo y la suciedad que se ha depositado sobre su superficie desaparezca por completo, anímate a echarle un vistazo a este truco de hogar.

Ingredientes


Un limón
Una bayeta

Pasos a seguir


1-   Utiliza el producto que uses de forma habitual para limpiar la vitrocerámica.
2-   Si las manchas no desaparecen, parte un limón por la mitad y aplástalo con las manos para extraer unas cuantas gotas del jugo que se esconde en su interior.
3-   Deposítalas sobre las manchas que hayan ensuciado la placa vitrocerámica y vuelve a pasar la bayeta sobre ella.
4-   El limón reblandecerá la suciedad y hará posible que las manchas desaparezcan con gran facilidad.
5-   Además, y a pesar de su acidez, el limón no estropeará este utensilio de cocina, por lo que podrás usarlo siempre que lo desees sin preocuparte por nada.

Un consejo

A pesar de que las personas tendemos a utilizar un estropajo cuando deseamos eliminar las manchas más difíciles, es importante que tengas en cuenta que, a la hora de limpiar la vitrocerámica, lo mejor será que prescindas de este objeto, ya que con él tan solo conseguirás rallar su superficie. Inclínate por emplear una bayeta y por sustituir los estropajos por los rasca-vidrios para vitrocerámicas, especialmente creados para acabar con la suciedad sin dañar este útil y práctico electrodoméstico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario