domingo, 22 de marzo de 2015

Omeprazol ¿protector o des-protector de estómago? SALUD

Omeprazol ¿protector o des-protector de estómago?





Hace unos días os hice una entrada basada en algunas de las preguntas más frecuentes y/o curiosas que soléis hacerme por privado, con la finalidad que tod@s mis lector@s pudieseis tener esa información, por si alguna vez se os había pasado por la mente alguna de esas dudas. Si queréis recordarla podéis consultarla aquí.

La verdad el post tuvo mucho éxito, y sinceramente fue una grata sorpresa. No sólo por el número de visitas que tubo, sino también porqué much@s de vosotr@s os animaste a escribirme con alguna duda o consulta. Así que con el material que ya tenía y el que voy recopilando, no dudéis que en breve tendréis otro post dedicado a esas preguntas que me hacéis cuando "nadie nos ve".

Por otra parte, algun@s de vosotr@s os animasteis a comentar de forma pública, ya sabéis que me encanta que lo hagáis, quien tiene blog como yo, que te comente sabe que nos da un "subidón" jejejeje Pues bien, entre todos los comentarios hubo una de mis más fieles lectoras, Lidia, de la que aprovecho a comentaros que tiene un blog súper recomendable Nosinmisgafasdesol, en el que podréis encontrar interesantes posts sobre recursos humanos y marqueting, entre otros, y me preguntó sobre los rumores que dicen que el Omeprazol puede ser perjudicial para nuestra salud a largo plazo, es decir, si lo tomamos de un modo prolongado.
Omeprazol ¿protector o des-protector de estómago?



La verdad que había oído algo, pero nunca me había puesto a profundizar sobre el tema.

Así que decidí ponerme el traje de "inspector Gadget" y me puse a investigar. 


Busqué en la red informes sobre el omeprazol y sobre la noticia de su supuesta contraindicación, y abrí la caja de Pandora. Es decir, encontré infinidad de artículos detractores sobre este famoso fármaco y otros en cambio que lo defendían. 


Dada mi reticencia, como ya sabéis, en creerme todo lo que sale por la red, me puse en contacto con un colega médico, al cual le agradezco desde aquí la paciencia que tiene conmigo, al igual agradecerle toda la información que me facilita, vamos es uno de mis colaboradores en la sombra más fiel y fiable, y éste me facilitó la "biblia" entera sobre el omeprazol y los protectores, y me habló extensamente de su percepción sobre dichos protectores.


Pero claro está, que hay veces que la opinión e información que puede tener una sola persona, no se adapte a la realidad. Quiero decir, y sin poner en duda la profesionalidad de este doctor, pueden haber unas brechas en dichas informaciones y que al final éstas sean del todo inciertas. Para que me entendáis, cuando Galileo dijo que la tierra era redonda, tubo que hacer lo habido y por haber para demostrarlo ¿no? Y para que sus argumentos se diesen por buenos, se tuvieron que cotejar y analizar todas las posibles opiniones y opciones de otros expertos, ¿no? Pues he hecho lo mismo, he consultado a muchos más especialistas, para no quedarme con sólo una información u opinión sobre el tema, y después de recopilar toda la información de 5 sanitarios diferentes, me he sentado frente al ordenador para escribiros mis hallazgos.


¿Quieres saber el resultado de mis investigaciones? Pues sigue leyendo...



Antes de empezar con las explicaciones, tengo que comentaros que al ser una información súper extensa, he decidido hacer dos posts complementarios. Y como tengo una amplia información sobre el tema, muchos puntos sólo los comentaré sin profundizar, para no machacaros mucho las neuronas. De todos modos, si algun@ de vosotr@s quiere tener más información, no dudéis en comentármelo, que con mucho gusto os aclararé lo que sea, u os facilitaré la información que me solicitéis.

Dicho esto, me pongo ya sí en materia.

Omeprazol ¿protector o des-protector de estómago? La mayoría de los profesionales consultados, me comentaron, que de un modo general, se tiene la idea que el Omeprazol, como otros tantos otros protectores estomacales, forman una película en el estomago, protegiéndolo así de todo, y que dicha película no comporta ningún daño para nuestra salud.

Pero la realidad, me cuentan, es que no hay nada de verdad en lo de las películas, ni en la formación de capas y mucho menos, nada de inocuidad, al menos en los protectores más usados popularmente, como es el caso de Omeprazol.

Existen diferentes tipos de protectores estomacales. (Sólo os comentaré el nombre de los tipos más destacados, ya que sino necesitaría hacer tropecientos posts sobre el tema.)

Así pues, tenemos los no absorbibles, bicarbonato sódico y carbonato cálcico, antihistaminicos H2 y los inhibidores de la bomba de protones, donde se encuentra el Omeprazol.

Estos "protectores", tienen una función, supuestamente, de antiácido, es decir, inhiben la función del ácido estomacal.

Pero ¿qué es y para que sirve el ácido del estómago?

Ahora sí que voy a profundizar un poco para que entendáis para que sirve el ácido del estómago (a parte de darnos ardores de estómago).

El mecanismo de digestión es perfecto, como todos los mecanismos de nuestro inteligente cuerpo.
Cada parte de su sistema dispone de las secreciones adecuadas para poder extraer del alimento un tipo de nutriente, y a su vez, preparar al bolo alimentario para que transite hacia la siguiente parte del proceso digestivo.

El sistema digestivo es muy sensible a las prisas, cambios emocionales, preocupaciones y al estrés, como también a la alegría, felicidad y a las saludables risas, ya que está completamente regulado por el sistema nervioso autónomo sin que nosotros tengamos que hacer nada de nada.

Nuestro estómago es el órgano que contiene ese ácido, y es más, necesita de ese ácido para cumplir las funciones de:
Omeprazol ¿protector o des-protector de estómago?

Deshacer el alimento. Una vez el alimento está bien masticado (recordad que es importante masticar muchas veces y de un modo lento) y amasado, pasa a nuestro estómago, y el ácido es imprescindible para que se active la pepsina que es la responsable de deshacer las proteínas para que luego puedan absorberse los aminoácidos que las componen. Además, hay la estimulación de la secreción del páncreas, por parte de este ácido al llegar al duodeno, que libera más encimas digestivas para deshacer las proteínas, grasas, hidratos de carbono... y así podamos asimilarlos.

Absorción. El ácido del estómago, interviene de un modo directo en la absorción de los nutrientes como el hierro, magnesio y el calcio, y estimula la secreción del factor intrínseco necesario para la absorción de la vitamina B12.

Defensa. Este ácido, además, es una barreda de defensa que mata a muchos de los gérmenes que entran cada día por nuestra boca, contribuyendo a la normal composición de la flora intestinal y evitando las posibles colonizaciones de elementos patógenos.

Pues bien, inhibir el ácido del estómago con dichos protectores, puede tener consecuencias importantes en la digestión y asimilación de los nutrientes que nos aportan los alimentos, y  a la larga la eliminación de el ácido del estómago puede ser nefasto para nuestra salud.

Por otro lado, los expertos me aseguran que no debemos agobiarnos ya que no todo en la digestión depende del ácido, pero si no necesitamos estos protectores, deberíamos evitarlos. Y si nos son necesarios, usarlos siempre y cuando busquemos un equilibrio.

Pero centrémonos en el Omeprazol y los demás inhibidores de la secreción gástrica.

En la actualidad el uso de estos fármacos está totalmente descontrolado. Para que os hagáis una idea, en España sel promedio europeo de su uso se supera en un 50%, y esto va en aumento.

Dichos fármacos, se usan para múltiples tratamientos, pero su principal abuso se concentra en las siguientes situaciones:

Protector de cualquier tipo de medicación.

Tratamiento de la dispepsia crónica. La dispepsia es catalogada como; una simple sensación de acidez, acidez precoz, sensación de plenitud abdominal o gástrica, entre otros, es decir, lo que viene a ser una mala digestión. Por lo que los profesionales nos advierten que deberíamos prestar más atención en nuestros hábitos alimenticios y emocionales.

Hernia de hiato.

Disfonía y tos crónica. El reflujo nocturno en algunas personas pueden provocarles inflamación de las cuerdas vocales, por lo que en los últimos años se ha tendido a sobretratar estas patologías con la ingesta de protectores (antiácidos).

En nuestro país, dichos fármacos están aprobados para:

Las úlceras gástricas o duodenales, erradicación Helicobacter pylori, enfermedad del reflujo gastroensifálico y esofagitis, síndrome de Zollinger- Ellison, gastroprotección, la protección gastroduodenal en pacientes que toman antiinflamatorios o corticoides, de los que está únicamente indicado en las siguientes circunstancias; antecedentes de úlceras, perforaciones gastroduodenades, mayores de 65 años con necesidad de un tratamiento prolongado, hemorragias. Como también par ala protección gastroduodenal en pacientes que toman aspirina en dosis bajas o clopidogrel, siempre y cuando haya antecedentes de úlcera, hemorragia, perforación gastroduodenal, uso de antiinflamatorios, entre otros (me ahorro más tecnicismos que seguro que ya estáis frit@s).

Omeprazol ¿protector o des-protector de estómago? Pero el resto de personas, por muuuuuuchos medicamentos que tomen, si entre éstos no están los antiinflamatorios, corticoides, clopidogrel, aspirina en dosis bajas o antigoaculantes, no es necesaria la ingesta de protectores de estómago si no se presentan dolores abdominales, reflujo o dispepsia. Vamos el "por si acaso" de toda la vida, puede hacernos más daño que beneficio.

Entonces.... ¿por qué suelen recetarnoslos? Aquí es cuando me crispo.... El omeprazol es siempre la primera elección cuando hace falta tomar un protector de estómago ya que su coste es bajo y así no supone tantos gastos para el sistema sanitario público, en lugar de otros tipos de protectores.

Pero lo que no nos cuentan, son los efectos secundarios del omeprazol.
De forma general, los protectores son bien tolerados, y más si son tomados a corto plazo. Pero sus principales efectos secundarios aparecen, con un consumo crónico diario (más de un año), en la sombra, es decir, no nos damos cuenta.

Entre ellos os destaco:

Osteoporosis y un aumento del riesgo de fracturas de muñeca columna y cadera (especialmente en pacientes con un tratamiento superior a un año). Esto se debe a una disminución de la absorción del calcio a nivel del estómago por la falta de ácido. Y como es obvio, la probabilidad aumenta considerablemente dependiendo de la dosis que se tome y su prolongación en el tiempo.

Deficiencia de vitamina B12, que puede ocasionar anemia y alteraciones neurológicas, en la que se puede incluir un tipo de demencia. Y en este caso os puedo hablar en primera persona. Tengo hernia de disco en L5, con el plus de padecer ciática, y el consumo prolongado del omeprazol, me produjo una anemia de caballo y tener que consumir pastillas de vitamina B12 para suplir este déficid.

Déficit de magnesio que puede producirnos calambres, tetania y arritmias.

Déficit de hierro, que también puede darnos pie a anemias. 

Infecciones gastrointestinales por bacterias patógenas, debido a la supresión de la barrera ácida defensiva que puede alterar el equilibrio de la antes citada flora intestinal.

Aumento del riesgo de sufrir pneumonías por aspiración de las secreciones con sobrecrecimiento bacteriano.

nefritis intersiticial aguda (inflamación del riñon), debida a reacciones de hipersibilidad.

¡Acojona, eh!

Así pues, sería prudente que las personas que tienen que tomar inhibidores de la secreción gástrica, vamos los protectores, se hiciesen controles anuales de vitamina B12, hierro y anemia, magnesio, y ya a partir de ciertas edades, incluir controles de riesgo a sufrir osteoporosis. También cabe decir, que antes del tratamiento de mujeres con osteoporosis con fármacos con potenciales efectos secuendarios, se revisen si ya se toman protectores de estómago de forma crónica e innecesaria.

Ahora que ya os he puesto el miedo en el cuerpo, supongo que os preguntaréis ¿qué alternativas tenemos a los protectores de estómago?

Pues bien, como he dicho, no quiero haceros un post extensamente largo, por lo que la respuesta a esta gran pregunta, la podréis encontrar en el siguiente post, en el que os hablaré de los remedios naturales, consejos prácticos y los signos de alarmas que nos deben hacer pensar que pueda haber alguna enfermedad grave.

Como habéis visto, en este caso, los rumores son ciertos. Los protectores de estómago, usados indebidamente y de un modo prolongado pueden "des-protegernos" más que protegernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario