lunes, 30 de marzo de 2015

Piedras curativas de la A a la Z, guía de uso





Piedras curativas de la A a la Z, guía de uso




Veremos las descripciones por órden alfabético, de las piedras curativas utilizadas en el gemoterapia y todos los síntomas y dolencias sobre los que estas piedras curativas actúan. Tenga en cuenta que se pueden combinar varias piedras potenciando su efecto y su poder sobre la persona que las utiliza.
Piedras curativas de la A a la Z, guía de uso


Algunos consejos para su uso antes de pasar a las descripciones y propiedades de cada piedra:
Lleve la piedra con usted el mayor tiempo posible, colóquela bajo su almohada cuando vaya a dormir, si se trata de una dolencia física, como por ejemplo, dolor de espalda, dolor de muela, etc, Coloque la gema durante unos minutos en la zona afectada un par de veces al día. Coloque la piedra dentro de un vaso de agua durante 5 minutos para que el agua pueda absorver la energía de la piedra, y luego bébase el agua.


Recuerde también, lavar todos los días la piedra con agua salada y exponerla al sol para que se energice.


- Agata: Irritabilidad por cosas insignificantes, picaduras de insectos, trastornos intestinales y digestivos.
- Aguamarina: Ansiedad, inconstancia afectiva, dolores de espalda.
- Amatista: Trastornos de la menopausia, enfermedades del aparato reproductor, sentimientos de fracaso.
- Ambar: Pérdida de la memoria, falta de concentración, sentimientos de inferioridad, dolor de muelas.
- Coral: Depresión, hipocondría, falta de confianza, vacilación constante, intoxicación digestiva.
- Cristal de Roca: Falta de concentración, problemas en la piel.
- Cuarzo: Estados de ansiedad y nerviosismo, dolor de cabeza localizado principalmente en las sienes.
- Diamante: Voluntad débil, falta de energía, autocompasión, mareos, dolor de cabeza.
- Esmeralda: Debilidad física y mental, sentimientos de envidia y pensamientos negativos en general.
- Granate: Cansancio visual, timidez, tristeza, irregularidades menstruales.
- Jade: Sentimiento de intolerancia generalizado, dolor de muelas.
- Lapislázuli: Fiebre, sinusitis, retraimiento y soledad.
- Malaquita: Inconstancia emocional, timidez, alergia, vértigo.
- Ojo de gato: Mal de ojo, debilidad nerviosa, enfermedades uterinas.
- Obsidiana: Sentimientos de culpa, confusión mental, falta de independencia y espíritu de lucha, impotencia, frigidez.
- Onix: Shocks nerviosos, falta de voluntad, desgano, timidez excesiva, falta de comunicación.
- Perla: Debilidad cardíaca, tensiones nerviosas, estrés, ánimo tenso, sentimiento egoístas, escepticismo y pesimismo.
- Rubí: Falta de memoria, estados de melancolía, tristeza o depresión, falta de vitalidad.
- Rutilo: Insomnio, inhibiciones sexuales, temor a lo desconocido, incomunicación, ausencia de espontaneidad e iniciativa.
- Topacio: Aislamiento, imposibilidad de compartir, agotamiento físico y mental, problemas circulatorios.
- Turmalina: Celos, somnolencia constante, problemas hepáticos y de vesícula, desarreglos estomacales, acidez.
- Turquesa: Malhumor, ausencia de iniciativa, negatividad extrema, indiferencia, problemas de espalda y columna.
- Zafiro: Insomnio, pesadillas, estrés, alucinaciones, amnesia, hipertensión.
- Zircón: Problemas respiratorios, irritación de bronquios, incapacidad de adaptación, concentración deficiente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario