viernes, 13 de marzo de 2015

sexo a los 65



El sexo después de los 65



El sexo después de los 65 años



La sexualidad de nuestros mayores es un tema poco tratado, incluso silenciado, como una especie de tabú. Sin embargo, los cambios demográficos nos obligan a desterrar este tabú, y a centrar la atención en este segmento de la población en todos los aspectos. No en vano la población europea está envejeciendo y en unos años,  más del 50% pertenecerá a la Tercera Edad. Es por eso que los temas concernientes a las personas mayores tendrán un peso cada vez mayor en nuestra sociedad, y dentro de esos temas está también el de la sexualidad.

Sexo después de los 65

Aunque no pensemos en ello, lo cierto es que la vida sexual de los mayores es una realidad. Según una encuesta realizada recientemente en España sobre salud y sexualidad, el 62,3% de los hombres mayores de 65 años se declaran sexualmente activos, frente al 37,4% de las mujeres de esa misma edad. Dejando a un lado la sorprendente variación entre la actitud de los hombres y la de las mujeres, estos datos constatan que la edad no es un impedimento para el desarrollo de la actividad sexual. Y es que si no hay una incapacidad física manifiesta, el sexo puede seguir siendo una fuente de satisfacción a cualquier edad. Necesariamente se darán limitaciones en cuanto a las prácticas, derivadas de una menor movilidad con el paso de los años, o incluso a causa de algunas enfermedades, pero la consecución del placer está al alcance de todos en cualquier etapa de la vida.

Cambios en la conducta sexual

Es evidente que con el paso del tiempo, el cuerpo va sufriendo determinados cambios y los órganos sexuales son susceptibles a esos cambios. Algunos de los inconvenientes que pueden aparecer con la edad son, en el caso de los hombres, una capacidad más lenta de excitación y erecciones menos duraderas. Por su parte, las mujeres suelen presentar sequedad vaginal, así como cambios de elasticidad en la vagina. Pero estos inconvenientes pueden ser fácilmente solventados con la actitud adecuada. Sólo en algunos casos se necesitan medicamentos. Será necesario dedicar más tiempo a los juegos preliminares para lograr que ambos alcancen la excitación adecuada. Y también es conveniente explorar nuevos lugares, nuevas posturas o nuevos estímulos.
La mayor limitación que encuentran las personas mayores a la hora de tener una vida sexual activa es la salud. Un cuerpo maltratado por largas enfermedades o por la ingesta de medicamentos es muchas veces un impedimento para la práctica sexual.
Otro factor que limita bastante es la falta de pareja. La viudedad a una edad avanzada puede provocar la falta de deseo de buscar un nuevo compañero sexual. Además, es normal que ciertas personas mayores incorporen en su bagaje cultural aspectos negativos sobre el sexo. Y las mujeres son especialmente sensibles a estos prejuicios. Por eso es necesario afrontar el sexo en la madurez como algo tan natural como en la juventud, con la ventaja añadida de queuno conoce mejor su propio cuerpo y sus reacciones.
Olvidarse de presiones familiares y convencionalismos es fundamental para poder disfrutar de la pareja y de uno mismo. Y no estaría de más que se produjera también un cambio de actitud en el resto de la población para empezar a ver a los más mayores como personas libres y conscientes que siguen disfrutando de una vida sexual activa.


Causas y soluciones a la falta de deseo sexual



 La falta de deseo sexual


Cuando una persona tiene poco apetito sexual, algo sucede, y si esta etapa dura más de dos meses puede que se trate de un problema que requiera terapia. Puede sentirse culpable debido a que no quiere que su pareja piense que no le desea, y acceda a tener relaciones sexuales sólo por complacerla. Si bien no tener deseo sexual es normal en algún punto de nuestra vida, en el caso de que este poco apetito nos preocupe, afecte a nuestra relación y sea todo menos voluntario, sería aconsejable recibir ayuda.

Causas del poco apetito sexual

Hay diversas razones que pueden ser responsables de que no exista ningún interés por un contacto sexual, y la mayoría de las veces son psicológicas.La rutina en la pareja y practicar sexo en los mismos lugares y las mismas posiciones puede causar la falta de deseo sexual, o bien se puede perder el apetito a medida quecrece el estrés, el insomnio, los problemas laborales, el cansancio o incluso una anemia.
Los problemas en la pareja suelen ser uno de los motivos principales pues, si existe una escasa comunicación o escasea el cariño y la intimidad, también puede existir poco deseo por compartir momentos íntimos.

Puede que el poco deseo sexual se deba a unas creencias religiosas que pongan como sinónimo las palabras sexo y pecado. Los medicamentos y drogas pueden influir negativamente en el apetito sexual, y en el caso del hombre y de la mujer puede que una disminución en la producción de testosterona lo provoque. La menopausia o la baja producción de estrógenos, o incluso el vaginismo y los problemas de lubricación vaginal que causan dolor en el sexo pueden impulsar a la mujer a no querer tener sexo.

Solucionando este problema

No hay razones para preocuparse, pues este problema es temporal. Ten en cuenta que si estás viviendo cambios y tu día a día se basa en el estrés del trabajo, es normal que a la hora de llegar a casa no te apetezca mantener una relación sexual.

Si el poco deseo sexual se debe a problemas en tu relación sentimental, podéis recibir terapia de pareja o acudir a un psicólogo o psiquiatra para determinar cuál es la causa del poco apetito sexual y la forma más eficaz de solucionarlo. No dudes en hablar con tu compañero sobre lo que te está sucediendo, pues si falta la comunicación de pareja difícilmente podrás recuperar las ganas que perdiste por culpa de problemas que sufres con tu pareja.

Tal vez la rutina en la relación sea la responsable de que lo último que te apetezca sea meterte entre las sábanas con él. Es sencillo recuperar la chispa perdida, por lo que no debes preocuparte. Hoy mismo piensa en un detalle muy bonito que puedes compartir con la persona a quien quieres, y procura revivir el romance de los primeros meses. Procura que no falten ni masajes ni caricias, y disfruta con juegos, disfraces, nuevos lugares... Todo lo que sea necesario para que recuperéis las ganas perdidas.

Es importante que no te obligues a tener relaciones sexuales en el caso de que no desees tenerlas. En vez de sentir culpa, habla con tu pareja y encuentra las razones por las cuales has abandonado el deseo sexual. De esta forma, podrás recuperarlas y revivirás junto con tu pareja el amor.

El deseo sexual y el alcoholEl deseo sexual y el alcohol








Se dice que fue el dramaturgo inglés William Shakespeare quien sentenció aquello de que el alcohol despierta el deseo sexual pero impide su consumación. Pero más allá de su origen literario o no, lo cierto es que el consumo excesivo de alcohol es una de las causas más probables de la disfunción eréctil masculina y la disminución de la libido en ambos sexos.
Deseo sexual y alcohol
Acerca del tema se han desarrollado varios estudios que dejan clara la evidencia de que el alcohol tiene una influencia letal sobre las funciones sexuales. 65% de los hombres alcohólicos sufren disfunciones sexuales más o menos graves.

Bebedor moderador tiene más deseo sexual

Pero los resultados de una investigación desarrollada en Australia en la que aseguran que los bebedores moderados registran un 30% menos de problemas sexuales que los abstemios.

La explicación a tal conducta está en que el hábito de consumo eventual y moderado de alcohol suele corresponder a un estilo de vida más cercano al disfrute de los placeres. Mientras que la abstinencia total se relaciona con un sentido puritano y de contención que podría contaminar también el ámbito de las relaciones sexuales.

Es decir, la propuesta de los australianos es bien clara: ni alcohólico, ni abstemio pues ambos extremos suelen acumular mayor porcentaje de trastornos de diversos tipos: personalidades obsesivas, déficits de autoestima, etcétera.



Pero conseguir la categoría de bebedor moderado y buen amante no es fácil pues no todas las personas tienen el control sicológico que les permite mantener una relación saludable con el alcohol y es frecuente que terminen adictos y borrachos.


Cómo estimular el deseo sexual de un hombre cuarentón?


¿Cómo estimular el deseo sexual de un hombre cuarentón?


Llega un momento en la vida de tu hombre, suele pasar con la llegada de los 40 años, que ya no es aquél joven siempre dispuesto al sexo y que no responde como antes al arte de tu seducción. Antes de culparte, imaginar infidelidades, o recurrir a la famosa Viagra, aquí van algunos unos consejos para ayudar a tu hombre cuarentón a evitar la progresiva disminución del deseo sexual.

Que no decaiga

- Un cuerpo mal cuidado no tiene deseo. Estimule tu hombre a hacer veinte minutos diarios de ejercicio moderado y ligero como andar, bicicleta, gimnasia, fútbol...
Alimentación: reduce las grasas de la dieta diaria familiar y la cantidad de comida en el plato. El secreto está una dieta sana y equilibrada: desayunar fuerte, beber agua en abundancia, eliminar el alcohol (exceptuando la romántica y única copa de vino) y comer fruta.

Cuidar de la próstata: Llévale a un urólogo para hacer un examen de la próstata, por más que tenga vergüenza del dedo del urólogo, más vale prevenir el cáncer de próstata, el más frecuente en los hombres. En la dieta lo mejor para la próstata es comer semillas de calabaza, la mejor fuente vegetal de zinc.

Mírale a los ojos y hazle repetir contigo esta frase::El tabaco provoca impotencia sexual. El tabaco provoca impotencia sexual. El tabaco provoca impotencia sexual. El tabaco provoca impotencia sexual. Es una gran verdad pero muchos, y muchas de nosotras, no queremos escuchar.

- La vida profesional es un largo camino, no una carrera, si no disfrutas del día a día no serás feliz y si no estarás motivado para la vida, ni mucho menos para hacer el amor. El verdadero progreso (y sobre todo el profesional) se logra moviéndose hacia delante en busca de una mejor calidad de vida, en vez de hacerlo solo pensando en ascender en la estructura de la empresa.

- Para combatir el estrés crónico, introduce en la dieta de tu compañero los copos de avena, hipérico (hierba de San Juan) y lecitina de soja, un excelente regulador del sistema neurovegetativo.

Ser una mujer más atrevida. No podemos pensar que el problema sexual es solo del hombre. Tenemos que hacer nuestra parte por eso les recomendó un artículo muy liberal: 10 consejos sexuales para ser una mujer más atrevida.

La vida sigue y nunca podremos hacer volver a nuestro amante a la potencia sexual de los 20 años, sin embargo con los consejos anteriores puedes ayudar tu cuarentón a mantener una vida sexual igual o incluso más placentera. Todo que se pierde en cantidad si puede ganar en calidad en el sexo. Los años regalan a tu hombre experiencia y conocimiento de tu cuerpo y detus deseos más íntimos.


¿La vida sexual del hombre cambia a los 40 años?




Es ley de vida, después de cumplir 40 años el hombre empieza a sentir que no tiene la potencia y deseo sexual de antes. Y su preocupación solo agrava el problema. Nosotras podemos ayudar a nuestro compañero a recuperar el apetito por el sexo, y para eso es muy importante conocer las causas de este cambio gradual de la vida sexual masculina y lo qué podemos hacer para evitar la progresiva disminución del deseo sexual del hombre cuarentón.

Causas de los cambios de la vida sexual masculina


Andropausia
Después de los 40 años, el hombre disminuye la producción de testosterona, la hormona clave del deseo sexual masculino, en un proceso similar al de la menopausia en las mujeres.

Baja de la autoestima masculina
Como siempre, la mujer está mejor informada y preparada para la menopausia, sin embargo la mayoría de los hombres no conoce nada de la andropausia y cuando aparece sufre un bajón en su autoestima. Esta es la verdadera causa que le lleva al cuarentón a buscar mujeres más jóvenes para reafirmar su atractivo y potencia sexual.

Efectos del estrés en el hombre
El estrés reduce el apetito sexual en el hombre y en la mujer. Después de los cuarenta años, la pérdida de la autoestima provoca estrés; los conflictos en el trabajo provocan estrés; las preocupaciones con la crisis económica provocan estrés. Y el estrés, ya sabemos, causa una disminución del deseo por el sexo.

Problemas profesionales y el futuro social
A los 40 años o se ha triunfado profesionalmente o ya será muy difícil hacerlo. La pelea por el ascenso profesional tan esperado, el temor al paro y la presión de los jóvenes profesionales (y de las mujeres, especialmente) empujan al hombre a una dinámica profesional y social desenfrenada. Y el gran perjudicado es el sexo.


Declive físico del hombre
La juventud no es eterna y no puede luchar contra un estilo de vida sedentario, pérdida de cabello, barriga grande, fumar y beber alcohol en demasía. Cuando el hombre nota su declive físico masculino ante el espejo pierde aprecio por su figura, pierde autoestima y el deseo por el sexo se hunde.

fuente http://www.diariofemenino.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario