sábado, 16 de mayo de 2015

INSOLACIÓN Y GOLPE DE CALOR EN VERANO




Cuáles son los síntomas de una insolación


Cuáles son los síntomas de una insolación





Aunque la luz solar es imprescindible para ayudarnos a mantener nuestra salud, favoreciendo la producción de vitamina D y con ello la absorción de calcio, tomar sol en exceso puede traernos consecuencias muy negativas. Desde el envejecimiento prematuro de la piel, pasando por lesiones en la dermis hasta el aumento de la posibilidad de padecer cáncer de piel, debemos ser precavidos y usar adecuadamente el protector solar para evitar todas estas complicaciones. Y cuando nos hemos excedido tomando el sol es normal que seamos víctimas de una insolación, una condición bastante incómoda. ¿Sabes cómo identificarla?, en un Como te explicamos cuáles son los síntomas de una insolación.





Instrucciones


  1. No siempre que nos excedemos tomando sol somos víctimas de una insolación, y es que esta condición cuenta con características particulares. La insolación se produce cuando, tras una exposición prolongada y sin protección al sol y las altas temperaturas, nuestro cuerpo deja de ser capaz de regular la temperatura, haciendo que la misma incremente de forma alarmante.
  2. Los síntomas de la insolación suelen ir de leves a severos. Es importante tener claro que cuando nuestro cuerpo deja de tener la capacidad de regular la temperatura, se debe actuar rápido y acudir en caso de ser necesario a un médico, de esta forma evitamos que se hagan presentes los síntomas más severos de esta condición.
  3. Los síntomas de la insolación son:
    • Piel enrojecida y muy caliente
    • Dolor de cabeza intenso
    • Fiebre normalmente superior a 40 ºC
    • Nauseas y vómitos
    • Pulso muy rápido pero débil
    • Confusión y dificultad para concentrarse
    • En casos más severos se presentan síntomas más serios como pérdida del conocimiento o convulsiones, en esos se debe acudir de emergencia a un médico.



Cómo prevenir la insolación






Cómo prevenir la insolación





La insolación,



 también llamada golpe de calor, es una condición potencialmente mortal que se produce cuando el cuerpo no puede regular su temperatura interna por lo general a causa de la sobreexposición al sol. Estar al aire libre, a pleno sol, por largos períodos de tiempo durante el clima cálido y húmedo afecta la capacidad del cuerpo para enfriarse por sí mismo, naturalmente, a través del sudor. En tales condiciones, un golpe de calor puede producirse y la temperatura del cuerpo podría aumentar hasta 40 grados en 10 o 15 minutos. Prevenga la insolación por sol manteniéndose hidratado y tome decisiones inteligentes sobre cómo gastar su día al aire libre.








Instrucciones

  1. Vístase apropiadamente en los días calurosos y húmedos. Asegúrese de llevar ropa de color claro que refleja el sol y lleve consigo un sombrero, gafas de sol o un paraguas para protegerse a sí mismo de los rayos nocivos. La ropa debe estar suelta en su cuerpo y estar hecha de un tejido tupido. Eso evitará la insolación.
  2. Planee ejercicio u otras actividades al aire libre para temprano en la mañana o tarde en el día, no para el mediodía cuando el sol está más fuerte.
  3. Tome descansos frecuentes en la sombra para permitir que su cuerpo se enfríe de forma natural.
  4. Manténgase hidratado bebiendo agua o bebidas deportivas. Evite las bebidas con cafeína y alcohol, que son diuréticos y provocan que el cuerpo pierda agua.
  5. Reconozca las señales de advertencia de la insolación. Si se siente muy caliente, pero no suda, tiene un dolor de cabeza y experimenta mareos, náuseas, pulso rápido, o confusión, puede estar experimentando un golpe de calor.
  6. Reaccione a los síntomas de golpe de calor estando en el interior, aplicando compresas de hielo o agua fría para el cuerpo, y acostándose en un lugar fresco hasta que su cuerpo vuelva a su temperatura normal.
  7.   SIN QUITARLE   LA VISTA DE ENCIMA 


Necesitas








Cómo tratar la insolación







Ser víctimas de una insolación o un golpe de calor es una situación de riesgo muy común en verano. En concreto, la insolación suele estar provocada por un exceso de calor y una deshidratación severa, por lo que es conveniente tomar las precauciones necesarias para prevenirla, así como conocer cuáles son sus síntomas, saber cómo actuar y ayudar a una persona que padece una insolación. Por todo ello, en este artículo  te contamos cómo tratar la insolación.




Instrucciones

  1. Los síntomas que presentan una insolación son dolor de cabeza, congestión, náuseas, fiebres, mareos y vómitos. En el caso de que estos se agraven y aparezcan acompañados, por ejemplo, de calambres, convulsiones, alteración de la conciencia o confusión espacial, podría ser algo más peligroso como un colapso de calor. En cualquier caso, es imprescindible contar con los servicios médicos y tratar el caso con urgencia.
  2. Si te encuentras en la situación de tener que tratar una insolación en una persona cercana, lo primero que debes hacer es trasladar a la persona afectada a un lugar con sombra y fresco para retirarlo lo más rápido posible del calor.
  3. Coloca a la víctima en posición semisentada en un sitio cómodo y con la cabeza ligeramente elevada para favorecer la entrada de aire y mejorar su respiración. En el caso de que se encuentre en estado inconsciente, es mejor tumbarla de lado con las piernas flexionadas y, por supuesto, avisar cuanto antes a los servicios médicos.
  4. Luego, debes intentar reducir la temperatura corporal de la persona afectada. Aligérala de ropa, échale aire fresco y aplícale paños mojados en algunas partes del cuerpo como la frente y la nuca.
  5. La hidratación es un punto muy importante cuando se trata una insolación. Si la víctima se encuentra consciente, puede beber pequeños sorbos de agua fresca de manera regular. Eso sí, no permitas que beba una gran cantidad de agua de golpe, ya que esto puede empeorar su estado de salud.
  6. Una vez esté controlada la insolación, es recomendable desplazar a la persona afectada a un centro hospitalario para que los médicos le hagan una revisión exhaustiva y un seguimiento.
  7. En cualquier caso, siempre debemos intentar prevenir este tipo de situaciones para estar tranquilos en verano. Por ello, toma las medidas necesarias para combatir el calor y, sobre todo, protege a los niños y a los ancianos de las altas temperaturas.

Resultado de imagen de INSOLACION









Cómo actuar ante un golpe de calor



Cómo actuar ante un golpe de calor


Padecer un golpe de calor es algo muy peligroso ya que se produce una subida repentina de la temperatura que puede llegar a sobrepasar la capacidad del cuerpo. Es una situación de riesgo en la vida de la persona por lo que debe ser tratada de inmediato por un médico, sus síntomas van desde una piel seca, caliente y enrojecida, pulso acelerado, dolor de cabeza, mareos hasta convulsiones y pérdida de conciencia. Para evitar los golpes de calor y las insolaciones, en los meses de verano es muy importante la prevención y combatir el calor pero a veces es incontrolable y nuestro organismo se ve realmente afectado. En este artículo de o te contamos cómo actuar ante un golpe de calor para que sepas cuál es la reacción adecuada en estos casos.






Instrucciones

  1. Obviamente, sufrir un golpe de calor se trata de una urgencia médica que debe ser atendida como tal en un hospital o centro sanitario. Aunque nosotros podemos ayudar a la persona afectada es preferible que sea tratada por un verdadero profesional para evitar que el caso se agrave y la víctima sufra daños mayores.
  2. Así, cuando te encuentres en la tesitura de tener que actuar en una situación como ésta, lo primero que debes hacer es trasladar a la persona a un lugar fresco, con sombra y alejarla del sol. Es conveniente lograr que esté relajada y ubicarla de tal manera que quede tumbada boca arriba con las piernas ligeramente elevadas para favorecer la circulación de la sangre y prevenir posibles mareos.
  3. También, aligerarla de ropa y aplicar compresas de agua en zonas como la cabeza, las axilas o las ingles es una buena manera para disminuir la temperatura corporal, aunque es importante no utilizar agua demasiado fría ya que los cambios bruscos de temperatura no son buenos y se corre el riesgo de sufrir una hipotermia.
  4. En el caso de que la persona esté consciente, puedes brindarle líquidos como agua o alguna bebida isotónica que le ayude a recuperarse poco a poco. Si la víctima no se encuentra en sus plenas facultades, no debes proporcionarle ningún tipo de bebida.
  5. Lleva un control continuo de su temperatura corporal y observa su evolución de manera constante. En ocasiones, los golpes de calor provocan convulsiones por lo que tienes permanecer en alerta y si esto ocurre, únicamente coloca ropa, un cojín o una almohada bajo la cabeza para que no se lesione.
  6. Ante todo, actúa con rapidez pero conserva la calma e intenta transmitirle tranquilidad, no es beneficioso que él/ella entre en un estado de nervios porque solo conseguirá empeorar su estado.






Cómo evitar un golpe de calor



Cómo evitar un golpe de calor



Al hablar de golpe de calor, nos referimos a "un trastorno que se caracteriza por el fallo de la función de varios órganos internos debido al aumento excesivo de la temperatura dentro del cuerpo". La temperatura corporal de una persona oscila alrededor de los 36-37ºC, por lo que si esta aumenta demasiado y el cuerpo no puede hacerla disminuir, el sistema nervioso se ve alterado. Para evitar que esto ocurra, será necesario tomar medidas para combatir el calor, especialmente en verano





Instrucciones

  1. En primer lugar, cabe destacar que aunque toda persona puede verse afectada por un golpe de calor, existen unos grupos de riesgo que deben tomar mayores precauciones: personas mayores, niños, personas que realizan trabajos físicos y expuestos directamente a los rayos solares, enfermos crónicos y ciudadanos que toman muchos medicamentos.
  2. Por este motivo, quienes más posibilidades tiene de sufrir un golpe de calor deberán extremar las precauciones, especialmente evitando la exposición solar durante las horas de mayor insolación (horas centrales del día: de 12 a 16 h). Se recomienda no salir durante esta franja horaria y, sobre todo, no realizar actividades físicas.
  3. Será también un requisito indispensable hidratarse constantemente, es decir, beber antes de tener sed. Es fundamental beber agua, al menos 2 litros diarios, pero también se puede reforzar con zumos naturales, leche, etc. De esta forma, además de prevenir un golpe de calor, estaremos evitando la deshidratación.
  4. Dentro de casa también deberemos tomar las medidas necesarias para soportar el calor en verano. Esto implica cerrar puertas y ventanas mientras incidan los rayos de sol y abrir por la noche o cuando refresque, para que corra el aire. Asimismo, podremos recorrer a ventiladores y aire acondicionado para hacer disminuir la temperatura de nuestro hogar en caso de que sea necesario, y siempre haciendo un uso responsable.
  5. Para salir a la calle, es necesario vestir de forma adecuada para no padecer un golpe de calor. Por lo que deberás llevar ropa ligera y de colores claros; zapatos que permitan que transpiren los pies; y se recomienda proteger la cabeza con gorras o sombreros, así como llevar gafas de sol.
  6. Otro punto clave será buscar actividades refrescantes, como puede ser ir a la playa o a la piscina a tomarte un baño, para rebajar de forma natural tu temperatura corporal. En caso de no tener aire acondicionado en casa, otra buena opción puede ser visitar centros comerciales, ir al cine, etc. donde podrás mantenerte fresco y resguardado de las altas temperaturas.
  7. A la hora de comer, se recomienda optar por platos frescos y ligeros, que te ayudarán a no sentirte pesado, ni te supondrán un excesivo aporte calórico. Algunos ejemplos que puedes prepararte son ensaladas, cremas, sopas frías, batidos... aunque también puedes ver aquí cuáles son las mejores recetas para el verano.
  8. Los principales síntomas de un golpe de calor serán el enrojecimiento de la piel, el pulso acelerado, dolores de cabeza, confusión, debilidad, calambres musculares, náuseas, vómitos, convulsiones, pérdida de conocimiento... En caso de que alguien los padezca, será necesario intervenir de forma inmediata y solicitar asistencia médica para no agravar la situación, puedes ver aquí cómo actuar ante un golpe de calor.




Características de un golpe de calor en los niños

Características de un golpe de calor en los niños

En verano es muy habitual ir a la piscina o a la playa con toda la familia para disfrutar de unos días de vacaciones. En estos sitios tienes que estar muy atenta a que tu niño no le de un golpe de calor. Ten en cuenta que un golpe de calor en los niños se  produce cuando una alta temperatura o la falta de hidratación, no permiten al cuerpo del niño hacer frente al calor y le fallan los mecanismos de termoregulación, es decir que el cuerpo del niño no es capaz de bajar la temperatura por sí solo. En estos casos es muy importante que sepas tratar un golpe de calor en los niños.









  • Síntomas


    •Piel seca, roja y caliente, sin sudoración, pulso rápido al igual que la respiración
    •Bajada de tensión
    •Se pueden producir vómitos y hasta perder el conocimiento

  • Tratamiento


    •Llamar a urgencias
    •Llevar de inmediato al niño a un lugar fresco e irle dando pequeños sorbos de agua.
    •Tratar de bajar la temperatura corporal con un abanico o mojándole poco a poco la piel. En algunos casos se debe coger una toalla grande y sumergirla en agua fría en la bañera. Con ella se cubre el cuerpo del niño, además de colocar otra toalla empapada sobre su cabeza.


  • Cosas a tener en cuenta para prevenirlo


    •En épocas de calor, evitar los espacios poco ventilados y sometidos a altas temperaturas. (como por ejemplo el coche)
    •Mantener al niño siempre bien hidratado. Si ya toma zumos, también se pueden alternar con el agua.
    •En la playa o la piscina, bañarlo de vez en cuando para rebajar la temperatura, mojarle la cabeza muy a menudo.

  • Resultado de imagen de INSOLACION


    Resultado de imagen de golpe de calor en niños



    3 comentarios: