viernes, 28 de agosto de 2015

Carta de un Hombre a su Mujer

                                   

              Carta de un Hombre a su Mujer






Hola cariño… ¿Qué tal? Antes que nada quiero decirte que esta carta es para que te des cuenta de que nunca, nunca te olvido y de que nunca, nunca te olvidaré.
Los días son largos sin ti y los amaneceres ya no brillan como antes. Hay mañanas que cuando preparo el café, sin darme cuenta, alisto dos tazas como hacía antes y en una de ellas sigo poniendo esas gotas de miel que tanto te gustaban.
Luego me doy cuenta un día más, de que ese café no te lo tomarás y siento que mi corazón llora y que por un instante deja de latir.
En realidad todo esto se está haciendo muy difícil para mí, ya que no consigo comprender porque tu aroma no inunda cada rincón de nuestro hogar como antes lo hacía.. No sé, tal vez mi cerebro no es capaz de comprender que ya no estás aquí y sigue buscando y anhelando tu presencia por allí donde pasa y vive.
No consigo comprender o visualizar si podré estar sin ti el resto de mi vida y se me hace una montaña imposible de escalar el hecho de pensar que no volverás y que ese día te perdí.
La vida es así y por circunstancias desdichadas no estamos juntos, pero deseo que sepas que siempre vivirás en mí, en mí ser y que nunca dejaré irte de mi corazón, porque realmente no quiero olvidarte. Tu recuerdo es lo único que me queda y lo que más deseo en este momento es pensar y recordar todo lo que hacíamos juntos. Recordar tu sonrisa y tus ojos a cada instante de mi vida. No quiero olvidarte por nada en el mundo.
Aquí la vida sigue más o menos igual, nuestras hijas cada día son más grandes y más listas y superan las notas del colegio con mucha inteligencia. Salen a su madre….!!! Jejeje….
Cada día las dos me recuerdan más a ti y cada día son más iguales a ti en todo. A veces siento que estás dentro de ellas y eso me da paz y me gusta sentirlo. Y mucho mi amor…
Yo sigo igual en mi trabajo, bueno, he mejorado muchos aspectos en la empresa y no me puedo quejar la verdad. Aún no entiendo de donde saco las fuerzas, pero bueno, sé que sigo y que seguiré este camino ya que no me queda de otra.
En nombre de tus hijas y en nombre mío, queremos decirte en esta carta, que siempre has sido lo más importante de este mundo para nosotros y que no te olvidamos jamás. Cada noche hablamos en voz alta para que nos oigas y sentimos en el alma, que si nos escuchas y que también estás sentada en el sofá con nosotros. Luego cerramos las luces y vamos a dormir los tres juntos y te decimos buenas noches Mamá.
Ojala nos puedas sentir y ver, porque de verdad que es lo que más deseamos… Todo lo que hacemos, lo hacemos pensando en ti y pensando mucho en que estás cerca y que nos puedes ver y oír igual que antes.
Nosotros seguimos el camino pensando que estamos juntos, que no queremos olvidarte, así que estés donde estés, mi amor, no te sientas sola, porque para nosotros será imposible olvidarte y siempre, hagamos lo que hagamos, pensaremos en ti… Estés donde estés no llores, sonríe, porque tarde o temprano volveremos a estar todos juntos otra vez.
Ya ellas han comprendido el motivo por el cual no estás aquí y están convencidas de que tú estás cerca y sonríen porque de alguna forma te siente aquí con nosotros.
¿Mi amor estas aquí verdad? Yo a veces te siento abrazándome e incluso he llegado a oler tu pelo…
Bueno, eres nuestra vida y siempre lo serás. Te amamos más que nunca… Siempre vas en nuestros corazones…
Y nunca dejaremos de escribirte…
Ben, Laura y lucia…













No hay comentarios:

Publicar un comentario