miércoles, 12 de agosto de 2015

LA LEYENDA DE LOS NIÑOS DE BLANCO



LA LEYENDA DE LOS NIÑOS DE BLANCO

Cuentan que en un pueblo cercano a la ciudad de Querétaro, en el centro del país de México, todos los pobladores se retiraban temprano a sus hogares, nunca por ningún motivo, se permitían salir después de las 12 AM, ya que las creencias del lugar y las leyendas que ahí se decían, los tenía perturbados.

Una pareja que salió rumbo a ese pueblo para poder conocer el lugar, de costumbres de la capital, llegaron al único lugar en el que hospedaban a los pocos turistas que se alojaban en el sitio.

Llegaron ya tarde y fueron a cenar a una de las muchas fondas que en todos los pueblos se ponían a vender los típicos platillos del área.

Al terminar de cenar, preguntaron a todos los del lugar, que como se divertían los lugareños, después de una buena cena, a lo que se dieron cuenta que ese tipo de diversiones no ocurrían en el pueblo, chapado a la antigua.

En dos ocasiones diferentes personas les pidieron que no salieran después de las 3 de la mañana, ya que en otras ocasiones unos turistas que habían llegado, desaparecieron, sin llevarse nada de sus pertenencias a lo que había dado lugar a especulaciones de las leyendas del lugar, en el que decían que se aparecían unos niños vestidos de blanco que les hablaban a los que encontraban a tales horas de la madrugada.

Como si les hubieran dicho que lo hicieran, la joven pareja quiso retar a las costumbres del lugar, y armados con unas cuantas cervezas se quedaron en la plaza del pueblo, retando a gritos a los espantos de los que tanto se hablaba.

Solo se dieron cuenta de que estaban rodeados de niños vestidos de blanco, por la luz de la luna, y que los rostros de los infantes no se les alcanzaban a ver, con lo que pensaron que los lugareños les querían dar una lección.

Así estaban ya preocupados, cuando a la mujer le tomaron de la mano y de repente desapareció, a lo que el esposo se empezó a volver loco, y cuando menos espero, ya había desaparecido.
Con vecinos como testigos, la leyenda de los niños de blanco sigue más vigente que nunca.

Anónima~

No hay comentarios:

Publicar un comentario