viernes, 21 de agosto de 2015

un día sin sonreír es un día perdido













 Pepe, ¿por qué estás tan contento esta mañana?
- Cómo no voy a estar contento, si me ha dicho mi mujer que soy el mejor amante de todo el barrio.










Dos amigos se encuentran por la calle:
- ¿Qué tal te va la vida?
- Fatal, el otro día enterramos a mi tío.
- ¡No me digas! ¿Cómo paso?
- Pues nada, estaba en el balcón haciendo una barbacoa y de pronto se acercó demasiado al fuego y..
- Ya, se quemó vivo, ¿no?
- No, qué va. Del susto se echó hacia atrás y tropezó con la barandilla del balcón...
- Sí, y se cayó por el balcón y se mato, ¿no?
- No. Resulta que en la caída se pudo agarrar a la cornisa, pero se empezó a resbalar y...
- Ya, se la dio contra el suelo, ¿no?
- Qué va. Alguien llamó a los bomberos, que habían puesto debajo una lona, pero tuvo tan mala pata que rebotó y...
- Por fin se la pegó, ¿no? (El amigo empieza a ponerse nervioso)
- No, en el rebote se pudo coger a un cable de alta tensión...
- ¡Se electrocutó!
- No, como estaba haciendo la barbacoa llevaba guantes, pero el cable cedió y se rompió...
- ¿Y por fin se la pegó?- No, los bomberos habían corrido la lona bajo él, pero aún rebotó, y antes de caer se pudo coger a una cornisa...
-¿PERO ME QUIERES DECIR CÓMO MURIÓ TU TÍO?
- Verás... al final los bomberos llamaron a la policía y tuvieron que abatirlo a tiros...












- Manolo!!! -grita el jefe de sección- acaso no sabes que esta prohibido beber durante el trabajo!!
- No se preocupe jefe, no estoy trabajando.












El presidente de la compañía entra a su limousina y ve que han contratado a un chofer nuevo.
- ¡Bienvenido a la compañía! -le dice, - ¿cómo se llama usted?
- Carlos, señor.
Muy serio, el ejecutivo insiste:
- Yo no acostumbro a llamar a mis empleados por el nombre de pila, sino por el apellido, ¿cuál es su nombre completo?
- Me llamo Carlos Cielo Querido.
- Bueno... vamos al aeropuerto, Carlos...












Un empresario tiene que escribir una carta de recomendación para un empleado más bien vago. No quiere mentir acerca de su empleado, pero tampoco quiere decir la verdad... tras cuidadosa reflexión, escribe en la carta de recomendación:
"Usted será afortunado si consigue que esta persona trabaje para usted."










- Mariano, te tengo que dar dos noticias, una buena y otra mala.
- Ya estoy harto de noticias malas, dime solo la buena.
- Que el airbag del coche funciona.









- ¿Qué os ha dicho el médico?
- Pues que me quedan 8 meses de vida
- ¿En serio? ¿Pero qué tienes? 
- Yo nada, pero mi mujer está embarazada












Una joven le presentó su último novio a su papá, y éste conversó largamente con el chico.
Cuando el chico se va de la casa le dice el padre a su hija:
- Es un excelente muchacho, hija. Merece una buena mujer. Te recomiendo que te cases con él antes de que la encuentre...










Un loco llega a la oficina del manicomio a quejarse:
- Buenas, vengo porque mi compañero de cuarto no me deja dormir.
- ¿Por qué?- le pregunta el secretario.
- Él tiene complejo de motocicleta.
- ¿Y qué es lo que le molesta? ¿El ruido que hace?
- No, lo que me molesta es el humo.










Llega un señor al cine y pregunta a la primera persona que ve sentada:
- Disculpe, ¿está ocupado?
- No, responde el sujeto.
Entonces el señor con tono casi suplicante le dice:
- Tráigame unas palomitas...










La señora llega a casa de su hija y encuentra a su yerno furioso preparando una maleta.
- ¿Qué pasa?- pregunta ella.
- ¿Que qué pasa? ¡Le voy a decir exactamente lo que pasa, señora! Le mandé un e-mail a Catalina diciéndole que hoy regresaba a casa de mi viaje de trabajo. Llegué a casa y ¿puede adivinar lo que me encontré?... A mi esposa, sí, ¡su hija!, con un hombre desnudo en nuestra cama. Este es el fin de nuestro matrimonio. ¡Yo me largo de aquí para siempre!
- ¡Cálmate! - dice la suegra. - Hay algo que no me cuadra. Catalina nunca haría una cosa de esas. Yo la crié y la conozco bien. Espera un momento mientras
yo averiguo qué fue lo que pasó.
Un momento después regresa la suegra con una sonrisa enorme.
- Ya ves, te dije que tenía que haber una explicación lógica y la hay, lo que pasa es que ¡Catalina no recibió tu e-mail!












La empleada del hogar, llorando, coge su maleta y se va a despedir de su patrona...
- ¿A dónde vas? - preguntó la señora.
- Me voy a mi pueblo, a morir cerca de los míos.
- Pero, ¿qué te pasa?, ¿por qué dices eso?
- Señora, usted misma dice que su marido es un gran médico y nunca se equivoca en sus diagnósticos...
- Y es verdad, él nunca se ha equivocado en un diagnóstico... Pero, ¿qué tiene que ver eso contigo?
- Pues es que esta mañana, cuando le estaba poniendo el desayuno, el señor me apretó el culo y me dijo: ¡De esta noche no pasas!










Va un retrasado a una tienda de mascotas:
- Ueas aldes - saluda al entrar.
- Muy buenas - le contesta el encargado de la tienda.
- hiero omcprar un oro.
- ¿Un qué?
- ¡un oro! - replica el gangoso
El dependiente se dá cuenta que el hombre quiere decir "loro" y le contesta:
- ¡Ah, sí! Usted desea comprar un loro, pues tenemos éste en venta.
- ¿uánto ueska?
- 500 euros.
- Polke an karo el oro?
A lo que contestó el loro
- ¡Porque hablo mejor que tú, imbécil!










Un tío va al dentista, que tras examinarle le dice :
- Lo siento, pero usted tiene la dentadura en muy mal estado, me temo que hace falta sacarle siete dientes.
- Cielos... ¿y eso duele ?
- Hombre, a veces me dan calambres en el brazo...









Resulta que hay unas inundaciones y un hombre se queda en lo alto de un campanario totalmente aislado.
Pasa toda la mañana y por la tarde llega una barca:
- ¡Oooigaaa! suba que le llevamos.
- Noooo graciaaaas, tengo fé en Dios y seguro que él me salvará.
- ¿Está seguro?
- Siiii, sigan que Dios me salvará.
En esto que pasa toda la noche y al día siguiente pasa a su lado una lancha:
- ¡Eh Oigaaa! suba que le llevamos.
- Noo no hace faltaaa. Soy muy devoto y seguro que Dios me salvará.
Sigue pasando el tiempo y por la tarde llega un Helicóptero de la Guardia Civil:
- ¡Ehhhhh! ¡El del campanario! ¿Necesita ayuda?
- Noooo gracias. Confío en Dios, él me salvará.
En esto que esa noche vuelve a subir el nivel de las aguas y el hombre se ahoga.
Cuando va al cielo se encuentra con Dios y le dice:
- ¡Señooorr! ¡Dios mío! ¿Por qué no me has ayudado?
- ¿Qué no te he ayudado? Te mandé una barca, una lancha, un helicóptero...











Cinco cirujanos discutían sobre quiénes son los mejores pacientes en una sala de operaciones.
El primer cirujano dice:
- Me gusta operar contables, porque, cuando los abres, todo está ordenado por números.
El segundo cirujano responde:
- Sí, pero los electricistas son mejores, porque todos los órganos están codificados por colores, no hay forma de equivocarse.
El tercer cirujano agrega:
- No, son mejores los bibliotecarios: dentro de ellos está todo ordenadito alfabéticamente.
El cuarto dice:
- No hay como los mecánicos, los tipos ya traen las piezas de repuesto que hay que colocar.
El quinto, por último, les dice:
- Siento disentir con todos, compañeros, los políticos son los mejores pacientes del mundo para operar. No tienen corazón, no tienen estómago, no tienen huevos, y, además, el cerebro y el culo son totalmente intercambiables.










Pasa el metro y ¡Brruuummm!, al suelo el armario!!
Finalmente el técnico le dice a la señora:
- Mire, lo armaré otra vez, me meteré dentro y cuando pase el metro, desde dentro,
veré mejor por dónde está el problema.
Lo arma, se mete dentro y en aquel momento llega el marido de la mujer:
- Cariño, ¡qué armario tan lindo!
Abre la puerta, ve al instalador, y le dice:
- Y usted, ¿qué hace aquí?
- Pues mire, le voy a decir que he venido a acostarme con su mujer, porque si le digo
que estoy acá esperando el metro no me lo va a creer!...








No hay comentarios:

Publicar un comentario